Una hembra de dragón de Komodo del zoo de Chattanooga, en Tennessee (EE.UU.), dio a luz en septiembre de 2019 a su primera camada, compuesta de tres machos. La madre, llamada Charlie, había estado conviviendo con el macho Kadal, que había sido puesto en el mismo recinto precisamente para que los dos ejemplares se aparearan, pero ya desde el principio los biólogos no estaban seguros de la paternidad de las crías.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Our Komodo Dragon hatchling DNA results are in! *Maury Voice* Kadal, you are NOT the father! In September 2019, we announced that our female Komodo Dragon, Charlie, had become a first-time mother to three hatchlings. At the time, it was unknown if they were a product of breeding with our male, Kadal, or if parthenogenesis had occurred. DNA results show that the hatchlings were, in fact, reproduced through parthenogenesis! The six-month-old brothers named Onyx, Jasper, and Flint, are growing rapidly and doing very well! Although Kadal and Charlie were placed together in hopes of breeding, our staff is very excited to witness this monumental work of nature and be part of such an important conservation program. Parthenogenesis is a type of reproduction where the female produces offspring without male fertilization. In the wild, Komodo dragons mainly live isolated and often become violent when approached, which has allowed these animals to evolve to reproduce both sexually and parthenogenetically. This Saturday, February 29 through Sunday, March 1st, the Komodo dragon hatchlings will be viewable by the public in the Forests of the World habitat building. We encourage everyone to visit us and see them up close! #chattzoo #chattanoogazoo #komododragon #komododragons #komododragonhatching #babyanimals #hatchlings #parthenogenesis #noogagram #chattanoogafun @officialmauryshow #mauryshow

Una publicación compartida de Chattanooga Zoo (@chattanoogazoo) el

 

Para disipar sus dudas los especialistas estuvieron esperando el momento en que sería posible realizar un test genético a todos los ejemplares implicados, ocasión que llegó a finales de febrero. Ahora, el análisis de la pruebas del ADN ha demostrado que las tres crías nacieron sin la necesidad de que Kadal fertilizara a Charlie, según publicó el zoológico en su página de Facebook a finales de febrero. Lo que puede parecer imposible, puesto que la hembra no tuvo acceso a ningún otro macho, se explica por una particularidad de los dragones de Komodo llamada partenogénesis, o lo que es lo mismo, reproducción asexual.

La reproducción por partenogénesis ya se había detectado anteriormente en esta especie de varanos, los más grandes del mundo, pero solo en ejemplares en libertad. En su hábitat, que incluye las islas indonesias de Komodo, Flores e islotes cercanos, estos dragones viven de manera solitaria y a menudo los encuentros con sus propios congéneres pueden ser muy violentos. Fue eso, junto con el peligro de comportamientos caníbales, lo que hizo que las hembras evolucionaran hasta desarrollar estas dos estrategias de reproducción.

 

 

Las crías de Charlie, llamadas Onyx, Jasper y Flint, son por ahora relativamente pequeñas, pero pueden crecer hasta alcanzar 3 metros de largo y un peso de 150 kilos, destaca un blog en el web ‘The Rainforest Site’. Los dragones de Komodo son una especie que se considera vulnerable (es decir, que corre un alto riesgo de extinción en la naturaleza) y el zoológico de Chattanooga participa en varios programas de procreación de estos varanos.