La vida tal como la conocemos, ya no sería igual, si una guerra espacial destruyera los satélites de los que el mundo ahora depende, y tanto China como Rusia, han demostrado que son capaces de hacerlo. Advirtieron los comandantes de las Fuerzas Armadas de Canadá y los Estados Unidos.

Los altos mandos de la seguridad espacial, se encuentran reunidos en Sídney, para la conferencia del Instituto Australiano de Política Estratégica sobre el espacio, como la nueva frontera en comercio, industria, competencia y guerra. Ambas naciones norteamericanas han discutido la importancia de trabajar con aliados, incluyendo a Australia, para contrarrestar las amenazas que plantea la guerra espacial.

“La destrucción de uno de sus propios satélites por parte de Rusia el año pasado, fue una exhibición asombrosa. Estamos interpretando eso, como un mensaje y una demostración de capacidad. No quiero ser dramática.¿Cómo será la guerra en el espacio? Probablemente no la veremos a simple vista, pero definitivamente sentiremos las consecuencias desde el momento en que comience”.Teniente General Nina Armagno, Directora de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos.

Los ataques a los satélites pueden acabar con los sistemas GPS, los sistemas bancarios, las redes eléctricas, las comunicaciones de los socorristas, y el impacto en las operaciones militares. China está documentando y describiendo abiertamente sus demostraciones de energía en el espacio. La vida tal como la conocemos ya no será como la misma”. Michael Adamson, Comandante de la tercera división espacial de Canadá.

También en 2007, China destruyó uno de sus propios satélites de forma irresponsable e intencional, aseguraron los especialistas. Además, Estados Unidos estuvo involucrado en un incidente el año pasado, en el que un satélite chino con un brazo robótico de agarre, movió otro satélite fuera de órbita. Hay dos métodos en los que los ataques a los satélites pueden acabar con las redes de comunicación. Un ataque directo con misiles antisatélite, armas de agarre, o hackear y bloquear la señal del satélite por computadora.