Un abrupto cambio de clima que tuvo lugar hace más de 120.000 años hizo que un grupo de neandertales comiera a seis individuos de su especie en el sur de lo que actualmente es Francia, según una investigación publicada en la revista científica Journal of Archaeological Science.

Los restos de dos niños, dos adolescentes y dos adultos neandertales fueron encontrados en la cueva Baume Moula-Guercy en los años 90 del siglo pasado. Los huesos de estos individuos presentaban huellas de canibalismo: marcas de dientes y cortes hechos con armas de piedra.

Los restos de los neandertales pertenecen al último período interglaciar, una época que duró entre hace 128.000 y 114.000 años y que se destaca por temperaturas más altas en comparación con períodos anteriores y posteriores.

“El cambio climático desde el período glacial hasta el último interglaciar fue muy abrupto. Posiblemente, en unas pocas generaciones, el paisaje cambió totalmente”, afirmó Emmanuel Desclaux, uno de los autores del estudio, según cita la revista Cosmos.

El rápido calentamiento provocó la extinción de varias especies de animales que los neandertales solían comer, motivo que los obligó a buscar otras opciones para llenar sus estómagos.

Los científicos subrayan que el canibalismo fue causado por la necesidad. “Por primera vez hay una evidencia adecuada que demuestra que se encontraban en tiempos desesperantes, y que estaban haciendo lo que debían para sobrevivir”, explicó la arqueóloga Michelle Langley. “No estaban haciendo nada diferente a lo que los humanos modernos harían en la misma situación”, añadió.

Sin embargo, esta nueva evidencia no descarta el canibalismo con fines culturales o rituales por parte de otros neandertales.