Un grupo de investigadores de instituciones científicas del Reino Unido y Marruecos sugiere que los plesiosaurios pudieron haber vivido en entornos de agua dulce después de haber descubierto algunos fósiles de esta especie de reptil marino, contemporáneo de los dinosaurios, en el desierto del Sahara. En el actual desierto del norte de África se hayan los restos de un depósito fluvial de hace 100 millones de años, detalló este martes un comunicado de la Universidad de Bath en el Reino Unido.

De acuerdo con los responsables del estudio, publicado en la revista Cretaceous Research, la paleontóloga Mary Anning encontró en 1823 los primeros restos óseos de estos animales prehistóricos que tenían cabeza pequeña, cuello largo y cuatro aletas. Los plesiosaurios inspiraron la recreación del aspecto del monstruo del lago Ness, pero a diferencia de esta criatura mítica, los plesiosauros residían en ecosistemas salinos.

Sin embargo, el reciente hallazgo de huesos y dientes de tres plesiosaurios adultos que medían tres metros de largo, así como la aleta de uno joven de 1,5 metros de largo, indica que estos reptiles, tenían la capacidad de tolerar el agua dulce y salada, como las ballenas beluga. Los científicos sostienen que los plesiosaurios permanecían durante largos períodos de tiempo en el río, alimentándose de peces acorazados, lo que provocó que sus dientes se desgastaran. “Realmente no sabemos por qué los plesiosauros están en agua dulce”, comentó el profesor de la Universidad de Bath, Nick Longrich.

“Es un poco controvertido, pero ¿quién dice que por el hecho de que los paleontólogos siempre los hayamos llamado ‘reptiles marinos’ tuvieran que vivir en el mar? Muchos linajes marinos invadieron el agua dulce”, subrayó Longrich, haciendo referencia a los delfines, que se han adaptado a los ambientes fluviales en al menos cuatro ocasiones. Según los especialistas, la aparición de restos de plesiosaurios en diversos sitios del planeta constata que pudieron vivir tanto en ecosistemas de agua salada como de agua dulce.