Un informe realizado por Inés Franceschelli titulado ‘A 20 años de los transgénicos: Agroganadera Paraguay SA’ y publicado recientemente da cuenta de cómo los cultivos genéticamente modificados se han introducido en el país sudamericano durante las últimas décadas. Asimismo pone de relieve la presión que han realizado sobre los distintos gobiernos empresas multinacionales como Monsanto, en articulación con los empresarios locales y los medios de comunicación.

El resultado ha sido un desplazamiento masivo de la producción y el modo de vida campesino, acompañado del deterioro ambiental que produce la deforestación y la fumigación.

¿Cómo ingresaron los transgénicos a Paraguay?

Franceschelli explica que en el año 1996 comenzó a cultivarse ilegalmente en territorio paraguayo la Soja RR producida por la empresa Monsanto y popularmente conocida en el país como “soja maradona”.

Cuando en 2004 el gobierno del presidente Nicanor Duarte Frutos “legisló liberando este cultivo”, Paraguay ya tenía “más de un millón de hectáreas sembradas”, señaló la investigadora. Esto dio inicio a “un periodo de expulsión campesina, destrucción y contaminación ambiental, disminución de la producción de alimentos, enfermedad y muerte”.

Hasta el año 2012 la soja RR fue el único transgénico legal en el país. Un año antes el ministro de Agricultura, Enzo Cardozo, liberó ilegalmente la semilla de algodón transgénico Bollgard BT, también de Monsanto. Pero esta no fue aprobada por el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE), “por carecer de los dictámenes del Ministerio de Salud y de la Secretaría del Ambiente, tal como exige la legislación”.

“La cuestión de los transgénicos arranca a mediados de la década del 90”, explicó Tamara Perelmuter del Centro de Estudios para el Cambio Social (CECS) a RT.

“Es importante entender que los transgénicos se insertan en la marco de un modelo más general que es el del agronegocio”, añadió Perelmuter y analizó que esta “es la forma mediante la cual se insertó el neoliberalismo en el agro”.