En el marco del programa CRANE (‘control de aviones revolucionarios con contratistas innovadores’, según sus siglas en inglés), será una subsidiaria de Boeing la que diseñará una aeronave experimental encargada por la agencia de desarrollo de tecnologías militares del Ministerio de Defensa de Estados Unidos.

La compañía ‘Aurora Flight Sciences’ anunció en un comunicado que obtuvo un contrato de Fase 0 para el desarrollo del X-Plane, otorgado por la Agencia de Proyectos Avanzados de Investigación en Defensa (DARPA).

El proyecto implica el reemplazo completo del tradicional sistema de hipersustentación, para ser suplido por sistemas activos de control de flujo de aire (AFC). El concepto supone que el nuevo avión carecerá del habitual sistema de superficies móviles, es decir, el conjunto de ‘flaps’ y alerones que ayudan a controlar el flujo de aire en las alas y, por ende, a posibilitar las maniobras de una aeronave, y que desde hace un siglo parece una característica inmanente a todos los vehículos aéreos.

La DARPA especifica que el avión debe utilizar los nuevos sistemas durante todas sus fases de vuelo: desde el despegue hasta el desplazamiento a gran altitud y el aterrizaje. Para concretar este concepto, Aurora trabajará en asociación con Boeing y la Universidad de Arizona. Aurora desarrollará herramientas y tecnologías para incorporar el AFC en las etapas iniciales de diseño, que después se manifestarán en el concepto de avión.