El reloj del juicio final, llegó a sólo 90 segundos de la media noche. Ésta, es la predicción más terrible en su historia. Es decir, lo más cercano que ha estado a la hora simbólica del apocalipsis.

Los científicos que dirigen el reloj, aseguraron que la alerta es en gran medida un reflejo de la invasión de Ucrania por parte de Rusia, incluido el posible uso de armas nucleares, y porque el conflicto está fomentando la continua dependencia de los combustibles fósiles en Europa.

Por primera vez, el anuncio del movimiento del reloj hacia la catástrofe global se publicó en ruso y ucraniano, así como en inglés.

“La posibilidad de que el conflicto se salga de control, sigue siendo alta. Por lo que nuestra organización espera que el terrible pronóstico, llame la atención que merece.” Rachel Bronson, CEO del Boletín de Científicos Atómicos.

Este año es la primera actualización del reloj del Apocalipsis, desde que la guerra de Rusia en Ucrania revivió los temores de un desastre nuclear, además, en un año de incendios e inundaciones en todo el mundo.

El reloj es un símbolo diseñado por el Boletín de los Científicos Atómicos, que ejemplifica lo cerca que estamos de destruir nuestro mundo. La organización actualiza la configuración de las manecillas cada año, y en este momento, el reloj está en el punto más cercano a la medianoche desde su creación en 1947.

El símbolo del reloj fue diseñado como una analogía para la amenaza de la guerra nuclear, durante la carrera armamentista de la Guerra Fría entre los Estados Unidos y la Unión Soviética.

Los expertos detrás del reloj, incluían a algunos científicos que participaron en el Proyecto Manhattan, que creo la primera bomba atómica del mundo.

Desde entonces, los que manejan el reloj del Juicio Final, han considerado una gama más amplia de problemas globales, incluido el impacto del cambio climático, que se añadió en 2007.

La junta de ciencia y seguridad del Boletín, decide la configuración del reloj. La decisión se toma después de que los investigadores y académicos evalúen tendencias como el número de armas nucleares en el mundo, la tasa de aumento del nivel del mar, y los esfuerzos de los gobiernos. No es sólo un número. Sino el juicio entre los expertos, sobre si la humanidad está más segura o en mayor riesgo en comparación con el año anterior.