El suelo lunar posee compuestos que podrían convertirse en oxígeno y combustibles, lo que acelerará la carrera por la exploración y explotación de los recursos espaciales.

De acuerdo con una reciente investigación de un equipo de científicos de la Universidad de Nanjing en China, la superficie de nuestro satélite natural, contiene sustancias activas ricas en hierro y titanio, que pueden convertir el dióxido de carbono en oxígeno y combustible, utilizando la luz solar y el hielo presente.

Ahora, los científicos esperan diseñar un sistema que aproveche el suelo lunar y la radiación solar, los dos recursos más abundantes en la Luna. El equipo propuso una estrategia de “fotosíntesis extraterrestre”, un sistema que usaría principalmente el suelo lunar para electrolizar el agua extraída de la Luna y convertirla en oxígeno e hidrógeno.

Además, el dióxido de carbono exhalado por los futuros habitantes del satélite natural, se podría utilizar para producir hidrocarburos como el metano, que podría a su vez aprovecharse como combustible tanto para la supervivencia de las colonias, como para máquinas y cohetes, que podrían salir de la Luna hacia Marte u otros cuerpos celestes del Sistema Solar, sin necesidad de transportarlo desde la Tierra.

De acuerdo con los investigadores, la estrategia no utiliza energía externa, sino la luz solar, para producir una serie de productos deseables, como agua, oxígeno y combustible, que podrían sustentar la vida en una base lunar. El equipo está buscando una oportunidad para probar el sistema en el espacio, probablemente con las futuras misiones lunares tripuladas de China.

“Utilizamos recursos ambientales para minimizar la carga útil de los cohetes, y nuestra estrategia ofrece un escenario para un entorno vital extraterrestre sostenible y asequible”, afirmó el Dr. Yingdfang Yao, uno de los autores de la investigación.