Más allá de ser muy sabroso, es una de las hortalizas más consumidas de todo el mundo y el encargado de brindar un tono rojo a tus platos. Este ingrediente indispensable en la cocina, tiene en su interior muchas virtudes para tu organismo. Y lo bueno es que lo puedes consumir de diferentes maneras y que el tomate te puede ayudar a adelgazar, informa el portal ‘Mejor con Salud’.

Este vegetal se puede comer crudo, en salsas, frito, en zumos, tostado, cocido, o como se te ocurra. Es muy delicioso y a su vez, refrescante y nutritivo. Según varias investigaciones, previene el infarto y el cáncer. Además, es bueno para combatir otras enfermedades.

Además, el tomate ayuda en la reducción del colesterol, combate las infecciones, es auxiliar en la eliminación del ácido úrico, fortalece el sistema inmune, alivia el dolor de las articulaciones y ayuda en casos de artritis y artrosis.

Algunos de los ejemplos de los beneficios terapéuticos del tomate pueden ser:

Depurativo: Disminuye el colesterol en la sangre y favorece la eliminación de toxinas.
Antioxidante: Colabora en la eliminación de los radicales libres.
Anticancerígeno: Por lo antes mencionado el tomate podría llegar a prevenir la aparición de algunos cánceres.
Reductor de la presión arterial: Muy recomendado para aquellos que sufren de hipertensión.
Hidratante: Gracias a su pulpa es útil su aplicación para tratar la sequedad de la piel, en especial del rostro.
Cicatrizante: En especial en las heridas más superficiales.