Stratolaunch Systems Corporation, la empresa que en 2011 creó el cofundador de Microsoft, Paul Allen, ha encontrado otro uso para el avión más grande jamás construido, informa el portal especializado ‘Space’.

La compañía se fundó originalmente para lanzar satélites utilizando una enorme aeronave de doble fuselaje que tiene una envergadura de 117 metros. Sin embargo, la muerte de Allen en 2018 y la posterior venta de Stratolaunch el año pasado, generaron dudas sobre el futuro de la compañía. Ahora Stratolaunch se presenta como una compañía que tiene proyectos de desarrollar y operar vehículos hipersónicos.

 

 

“Nuestros bancos de pruebas hipersónicos servirán como catalizador para impulsar un renacimiento en las tecnologías hipersónicas para nuestro gobierno, los sectores comercial y académico”, señaló el consejero delegado de Stratolaunch, W. Jean Floyd, en un comunicado en el sitio web de la compañía.

El enorme avión es clave para esta nueva misión, sirviendo como una plataforma de lanzamiento de vehículos desarrollados por Stratolaunch: Talon-A, de 8,5 metros de largo y 2.722 kilogramos de peso, capaz de alcanzar Mach 6, o seis velocidades de sonido; o Talon Z, todavía en desarrollo. El colosal avión será capaz de transportar tres Talon-A a la vez, lo que permitirá la recolección de grandes cantidades de datos, aseguraron representantes de la compañía.