“Si hubiera una orden del presidente de poner el sistema a prueba, ya sea por una cuestión técnica o geopolítica, creo que sucedería relativamente rápido”, declaró este martes el funcionario del Pentágono Drew Walter, quien desempeña el cargo de subsecretario adjunto de Defensa para asuntos nucleares, en referencia a la preparación técnica del país para llevar a cabo una prueba nuclear subterránea.

Durante su intervención en un evento en el Instituto Mitchell, Walter señaló que el ensayo nuclear podría ser realizado con revisiones previas limitadas “en cuestión de meses, probablemente no años”, aunque agregó que un diagnóstico completo de todos los pormenores de la prueba podría llevar años por la cantidad de datos que implica, cita sus palabras el portal ‘Defense One’.

El funcionario agregó que la Administración Nacional de Seguridad Nuclear, del Departamento de Energía, “tiene el requisito de mantener la capacidad de reanudar las pruebas en determinados plazos”, y los oficiales del organismo “mantienen la capacidad de hacer todo ese trabajo subterráneo”, refiriéndose a que disponen de un lugar adecuado para un ensayo nuclear subterráneo.

EE.UU. no ha llevado a cabo pruebas nucleares desde 1992. La semana pasada ‘The Washington Post’ reportó, citando a fuentes anónimas, que el Gobierno de Donald Trump se planteó la posibilidad de llevar a cabo un ensayo nuclear, y el tema fue abordado el 15 de mayo en una reunión de altos funcionarios de las principales agencias de Seguridad Nacional.