Al estudiar el subsuelo marino de la costa noreste de EE.UU., los científicos han descubierto un gigantesco acuífero de agua relativamente dulce atrapada en sedimentos porosos que se encuentran debajo del océano salado. Los investigadores creen que se trata de la formación de este tipo más grande que se haya encontrado en el mundo hasta la fecha.

“Nuestros datos sugieren que un sistema continuo de acuíferos submarinos abarca al menos 350 kilómetros de la costa atlántica de EE.UU. y contiene aproximadamente 2.800 kilómetros cúbicos de agua subterránea de baja salinidad”, escriben los autores del estudio, publicado en la revista ‘Scientific Reports’.

Según los expertos, el acuífero se extiende a lo largo de la costa atlántica desde Massachusetts hasta Nueva Jersey y desde la costa hacia el océano. La profundidad de los acuíferos, por su parte, se estima entre 180 y 360 metros por debajo del fondo del océano.

El hallazgo fue realizado gracias a una exploración mediante el sondeo magnetotelúrico: cuanto más salada es el agua, mejor conduce la corriente eléctrica. De acuerdo con los científicos, tales acuíferos podrían haberse formado hace entre 15.000 y 20.000 años como resultado de la fusión de los glaciares, y son alimentados regularmente desde el continente por las fuentes submarinas debido a fenómenos de marea.

Los investigadores señalan que las reservas recién descubiertas de “agua relativamente dulce” constituyen el acuífero submarino más grande conocido hasta la fecha. No obstante, los científicos creen que tales formaciones deberían hallarse por todo el planeta, y en el futuro su explotación podría ayudar a resolver el problema de la escasez hídrica.

“Nuestros hallazgos se pueden usar para mejorar los modelos de procesos glaciales, eustáticos, tectónicos y geomórficos del pasado en las plataformas continentales y proporcionar información sobre la geoquímica, los ciclos biogeoquímicos y la biosfera profunda”, agregan los autores del estudio.