Doce años después de que una joven llamada Kang Cuicui se suicidara en un hotel de la prefectura china de Cangzhou (al sur de Pekín), sus restos mortales se han convertido en objeto de investigaciones, tanto policiales como periodísticas.

A mediados del pasado mes de noviembre, el viudo fue a la tumba de su esposa, pero encontró la sepultura abierta y una zanahoria de gran tamaño en el ataúd vacío, según un reportaje publicado en los medios locales. El hombre avisó a la Policía de lo sucedido y los agentes establecieron que detrás del insólito secuestro estaban los padres de la fallecida. La madre de Cuicui confesó que había obtenido 80.000 yuanes (casi 12.200 dólares) de una familia de aldeanos de la misma prefectura a cambio de los restos de su hija. Acto seguido, en la aldea, donde un joven soltero había muerto por un accidente de tráfico, se ofició una macabra ceremonia ‘nupcial’ que unió a los dos muertos en presencia de los familiares de ambas partes.

Los progenitores también explicaron que se vieron obligados a actuar así, porque la familia del marido había trasladado otras sepulturas de esta parcela particular a un cementerio nuevo, mientras que la de Kang Cuicui permanecía allí sola. “Si no puedo mover su tumba, tengo que sacarla de allí”, pensó el padre, informó ‘Daily Mail’. Tras conocer los hechos, la Policía no abrió causa alguna, como pedía el viudo, aunque tampoco explicó formalmente su inacción.

Un ‘oficiante de bodas’ de la aldea aseguró a un reportero que investigó los hechos que no se trata de un caso aislado. Los lugareños, le dijo, “se esfuerzan en organizar este tipo ceremonias para sus seres queridos fallecidos”. En este territorio cercano a la capital china, estas bodas del inframundo se perciben como enlaces reales y requieren una decoración específicas, como un ataúd rojo y flores del mismo color. Al parecer, en una calle en Cangzhou hay varias agencias que ayudan a los aldeanos a organizar esta clase de eventos. La tradición supersticiosa se fundamenta en la idea de que enterrar a un hombre soltero es perjudicial para las generaciones futuras, pues trae mala suerte. Sin embargo, los casamientos póstumos son solo un privilegio de las personas con bienestar, que pueden permitirse la compra de una ‘novia’ como la suicida Kang.