Una encuesta realizada por una universidad religiosa certificada por el Vaticano refleja que los exorcistas católicos se sienten sobrecargados de trabajo y poco apoyados por los obispos, informa The Times. Según el medio británico, exorcistas italianos que asistieron en Roma al 16.º curso anual de exorcismo de la Universidad Pontificia Regina Apostolorum dijeron a los investigadores que necesitan más apoyo de psicólogos para determinar si las personas son mentalmente inestables o están poseídas por demonios.

El padre Giuseppe Bernardi dijo haber realizado un exorcismo de nueve horas a una mujer cuyo padre estaba convencido que sufría un problema psiquiátrico, según el Journal of Vicenza. Sin embargo, la madre decidió recurrir a un sacerdote, porque sospechaba que detrás del comportamiento violento de su hija, podría haber una influencia demoníaca. Finalmente, Bernardi se vio obligado a buscar ayuda de psicólogos sin la ayuda de la iglesia. Asimismo, otros exorcistas encuestados denuncian falta de apoyo de los obispos y se quejan de la poca ayuda que reciben para exorcizar en medio de las largas filas de católicos que aseguran ser víctimas posesión satánica.

Los participantes en la conferencia consideran que la posesión demoníaca puede reconocerse en la persona afectada a partir de varios síntomas: fuerza física inusual, vómitos o una habilidad repentina para hablar latín, hebreo o arameo. En Italia hay 290 exorcistas, mientras que España cuenta con 37, según la encuesta. “Muchas de las personas potencialmente poseídas que atienden en España han pasado por la Nueva Era, o grupos espirituales o de meditación”, dicen los investigadores. El papa Francisco ha insistido en varias ocasiones en la necesidad de combatir al diablo y a los demonios, y ha aconsejado a los sacerdotes recurrir al exorcismo si se enfrentan con confesiones perturbadoras, reportó RT.