La basura espacial ya representa un gran peligro para la humanidad. Es lo que concluyó Mick Miners, un granjero de Nueva Gales del Sur en Australia, cuando vio por primera vez un enorme objeto negro que sobresalía del suelo en una parte remota de su propiedad. Extraño objeto que la Agencia Espacial Australiana (ASA por sus siglas en inglés) aseguró que provenía de una cápsula de la empresa SpaceX. Los expertos describieron el incidente como “raro”, pero dijeron que tales eventos pueden volverse más comunes.

Los restos cayeron del cielo el 9 de julio pero Miners no lo descubrió hasta varias semanas después. Más tarde, se encontraron otras dos piezas en la zona, Al respecto, el Dr. Don Pollacco, profesor de astrofísica en la Universidad Warwick en el Reino Unido, aseguró que era raro que los desechos espaciales tocaran tierra. Si bien los objetos caen del espacio a la Tierra todos los días, la gran mayoría aterriza en los océanos que cubren la mayor parte del planeta, pero dada la enorme cantidad de basura espacial, podríamos comenzar a ver más de estos incidentes.

Hasta ahora, el único caso registrado de una persona golpeada fue el de Lottie Williams, cuando un pedazo de basura espacial cayó en su hombro en Oklahoma, EE. UU., en 1997. Aunque otros incidentes incluyen daños a edificios en Costa de Marfil en 2020, por piezas de un cohete chino, indicó BBC.