Una serie de misteriosas luces pulsantes, posiblemente de plasma, fueron captadas el pasado 09 de agosto en los cielos de Moldavia.

Manifestaciones que claramente no pueden ser rayos eléctricos, ya que brillan intermitentemente desde su mismo sitio, sin moverse. Pulsando, constantemente, como si estuvieran comunicándose entre sí.