El insólito caso se registró en Paraguay y tras escucharse sonidos extraños dentro de las instalaciones del centro asistencial, el vigilante decidió empezar a grabar con su celular con el fin de evidenciar lo sucedido.

En medio de la ronda, el guarda de seguridad se dirige al baño, lugar donde proviene la voz, y avisa que abrirá la puerta. De manera extraña, la supuesta voz del niño se dejó de escuchar de inmediato y al revisar la zona, no había nadie en el baño.

Ante lo sucedido, el vigilante aseguró se trataba de un “niño fantasma” pues presenció momentos extraños en el hospital mientras realizada las labores de rutina y vigilancia. El trabajador de la empresa de seguridad aseguró que en repetidas ocasiones ha escuchado la voz de un menor de edad, reportó El Heraldo.