Alyssa LeMay, una niña de 8 años del estado de Misisipi (EE.UU.), fue acosada la semana pasada por un hombre desconocido que ‘hackeó’ la cámara Ring, un producto de Amazon, puesta en la habitación que comparte con dos hermanas menores. El ‘hacker’ pudo no solo hablar con la pequeña, sino también verla, informa ‘The Washington Post’.

Las imágenes, proporcionadas por la madre, muestran que en un primer momento suena una extraña música en la habitacion vacía y luego llega la niña, atraída por la canción. Justo en ese momento se detiene la música y una voz masculina saluda a Alyssa. “Hola. Soy tu mejor amigo”, dijo la voz. Más tarde prosiguió “Soy Papá Noel”. Según el video completo, a lo largo de la charla que duró unos minutos el desconocido se dirigió a Alyssa con varios insultos racistas y trató de persuadirla para que se portara mal. “Puedes hacer lo que quieras ahora mismo”, destaca el desconocido y propone a la niña que desordenara su habitación y rompiera el televisor.

El desconocido calló solo después de que el padre de la niña apagara el cable de la cámara. “Hice exactamente lo contrario de agregar otra medida de seguridad”, confiesa la madre explicando que puso en peligro a sus hijas al instalar la cámara Ring.

Al mismo tiempo los medios reportan que no es el único caso. Algunos usuarios estadounidenses de esta cámara informaron recientemente sobre ataques cibernéticos en los sistemas de seguridad de estas. Una familia en Florida contó que un hombre habló con ellos a través de su cámara haciendo comentarios racistas sobre su hijo. Lo mismo le sucedió a una mujer en Atlanta, a la que gritaron mientras estaba en la cama. Una experiencia igual vivió una pareja de Texas y asegura que fueron amenazados.

La empresa que produce las cámaras Ring ha recibido solicitudes para que se corrijan los errores de seguridad. Por su parte, la compañía insiste en que no existe “una violación o compromiso de la seguridad” y asegura que no hay fallos en el sistema. Según un portavoz de Ring, los ataques se deben a “malos actores” que a menudo “reutilizan credenciales robadas” que se filtran de un servicio a otro, ya que los usuarios normalmente tienen una contraseña para todo.