Los arqueólogos han descubierto cerca de la ciudad rusa de Zaraisk, en la provincia de Moscú, grandes huesos de mamut (dientes, colmillos e incluso mandíbulas completas), informa el portal informativo local ‘FAN’. Próximo a los restos animales, se ha hallado la vivienda de un ser humano, en la cual había también huesos de animales, carbón y pintura roja.

Lo más llamativo del descubrimiento es que aquel individuo utilizaba la cabeza de un mamut a modo de ‘caja fuerte’. En ella guardaba utensilios domésticos y herramientas de silicio, como una hoja de lanza bifacial.

Según las estimaciones de los investigadores, la capa excavada tiene unos 20.000 años y aún encierra muchos misterios. La zona de Zaraisk está considerada el asentamiento más antiguo de Homo sapiens en la región de Moscú.