Un equipo de científicos del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT por sus siglas en inglés), reciente determinó los 10 sitios con mayor probabilidad para encontrar vida extraterrestre en nuestro propio sistema solar. El número uno es Marte, ya que sabemos poseía un ambiente cálido y húmedo en el pasado. Poseía ríos y lagos de agua líquida, por lo que si tuvo vida en el pasado, podría anunciar existir.

La segunda posición es para la Luna de Júpiter Europa, que debajo de su gruesa capa de hielo, posee un enorme océano global con más agua que todos lo mares, ríos y lagos de la Tierra juntos. El número tres, pertenece a la Lina de Saturno Titán, que es extremadamente rico en materiales orgánicos, por lo que ya es posee todas materias primas necesarias para la vida. Y también puede tener un océano de agua subterráneo.

El cuarto sitio es otra Luna de Saturno, Encelado, la cual expulsa al espacio columnas que contienen agua salada, amoníaco y moléculas orgánicas como metano y propano, provenientes de un océano global interior. La plaza número cinco la ocupa Venus, que podría albergar formas de vida flotando en su atmósfera. Debido a que el año pasado científicos detectaron gas fosfina en ella, la cual es producida en la Tierra por microorganismos.

El sexto puesto en el sistema solar con mayor probabilidad de poseer vida es la Luna de Júpiter Ganímedes, que también posee un océano global de agua e incluso tiene una atmósfera de oxígeno muy fina. La séptima posición es para la Luna Calisto que también tiene un vasto océano subterráneo, y retiene una fina atmósfera de hidrógeno, dióxido de carbono y oxígeno, que es la más parecida a la Tierra hasta ahora encontrada.

El número ocho pertenece al cuerpo geológicamente más activo del sistema solar, la Luna Io, donde los investigadores creen que puede haber lugares en la superficie o bajo tierra lo suficientemente templados como para mantener vida. El penúltimo lugar es el planeta enano Ceres, que de acuerdo estudios recientes, hay un océano debajo de la superficie y podría extenderse por cientos de kilómetros. Finalmente, el número diez es para la Luna Tritón, que posee agua líquida en su interior, calentada por su interacción con Neptuno.