El conocido investigador del fenómeno OVNI-ET Scott Waring, asegura haber descubierto la existencia de una pirámide de origen extraterrestre en la superficie del asteroide 1999 RQ26, mejor conocido como el asteroide Benn, reportó en su portal web

Estructura que de acuerdo con el experto, podría formar parte de una instalación utilizada por inteligencias alienígenas para monitorear planetas como el nuestro.

 

 

Waring indicó que la aparente pirámide fue encontrada entre el catalogo de imágenes tomadas por la Agencia India de Investigación Espacial, ISRO por sus siglas en inglés. Por lo que dirigió un correo electrónico a su Director cuestionándolo sobre la controversial estructura. Correo que hasta el día de hoy no ha recibido respuesta alguna.

Por su parte, la nave OSIRIS-REx de la NASA alcanzaría al pequeño asteroide en 2018, mostrando imágenes más detalladas de su superficie. Demostrando la existencia de la misteriosa protuberancia y otras irregularidades en el misterioso cuerpo espacial, que ha sido clasificado como potencialmente peligroso para la Tierra.