La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) publicó el pasado 9 de mayo las primeras imágenes de la Tierra que ha tomado el satélite Sentinel-3B.

Una de esas instantáneas ha captado “el paso del día a la noche” sobre la Antártida, mientras que la otra permite observar el hielo marino cerca de Groenlandia, así como el norte de Europa libre de nubes.

 

esa1

 

Sentinel-3B partió del cosmódromo de Plesetsk (Arjánguelsk, Rusia) el 25 de abril y permite recibir datos para “mejorar nuestras vidas, promover la economía y proteger el planeta”, según ha explicado el jefe de los Programas de Observación de la Tierra de la ESA, Josef Aschbacher.

Esa sonda espacial registra fotografías en alta calidad que permiten controlar la producción biológica, la contaminación y el estado de la vegetación terrestre y marina en nuestro planeta. Además, es capaz de medir la temperatura, la altura de la superficie marina y el grosor del hielo para percibir los cambios climáticos en la Tierra.