El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania ha trastocado a todo el planeta, e incluso al espacio exterior. Ya que numerosos proyectos en que participa la agencia espacial rusa Roscosmos en conjunto con la NASA o la Agencia Espacial Europea, se han visto afectados, informó el portal ‘Science News’.

Las sanciones contra Rusia, que occidente ha implementado, así como la situación actual, hacen muy poco probable que se realice el lanzamiento programado para septiembre de este año, que llevaría al Planeta Rojo al Rover Rosalind Franklind, de la misión conjunta de las agencias europea y rusa, ExoMars. Vehículo robótico que buscaría rastros de vida en la superficie de Marte.

También el Telescopio Espacial de Rayos X llamado eROSITA, que ha estado mapeando el Universo los últimos dos años y medio, fue puesto el modo seguro por Alemania, el pasado 26 febrero; para evitar que los científicos rusos tengan acceso a sus instrumentos, como parte de las sanciones contra el gigante asiático. Y en respuesta a dichas sanciones, la agencia rusa Roscosmos, anunció que suspenderá su colaboración con el puerto espacial europeo en la Guyana Francesa, evitando que se utilicen su personal y los cohetes Soyuz, para enviar los satélites europeos del sistema de navegación Galileo al espacio.

De igual forma, Roscosmos anunció que la participación de la NASA en la misión Venera-D sería inapropiada. Misión dirigida por Rusia y que buscaría analizar la habitabilidad de Venus. Finalmente, el 01 de marzo, el Consejo Asesor de la NASA recomendó adoptar medidas de contingencia, en caso de que Rusia dejará de colaborar en la Estación Espacial Internacional, lo que podría provocar efectos inesperados para la tripulación que cuenta con dos cosmonautas rusos, cuatro astronautas de la NASA y uno de la Agencia Espacial Europea.