La Marina de los Estados Unidos, aceptó que posee más videos de Objetos Voladores No Identificados, pero no los continuará ocultando, argumentando que se trata de material sensible, que podría comprometer la seguridad nacional del país.

En abril de 2020, el portal De Black Bault, basándose en la ley estadounidense de libertad de información, presentó a la Marina diversas solicitudes de divulgación de todos los videos clasificados como Fenómenos Aéreos Anómalos, UAP por sus siglas en inglés, concepto que ha sustituido a la de ovni. Sin embargo, después de casi dos años y medio, el Comando de Sistemas Aéreos Navales de la Armada, ha rechazado sus peticiones.

“Los videos solicitados contienen información confidencial relacionada con fenómenos aéreos no identificados, están clasificados y exentos de divulgación en su totalidad”. “La divulgación de esta información dañará la seguridad nacional, ya que puede proporcionar a los adversarios de Estados Unidos, datos valiosos sobre las operaciones, vulnerabilidades y/o capacidades del Departamento de Defensa”, escribió en una carta Gregory Keison, subdirector de la Oficina de Acceso a la Información de la Marina.

Keison explicó que la Marina solo publicó los tres videos conocidos, porque ya se habían filtrado a los medios y, por lo tanto, fueron “discutidos ampliamente en el dominio público”.
“Dada la cantidad de información en el dominio público con respecto a estos encuentros, fue posible divulgar los archivos sin más daños a la seguridad nacional”.
Black Baul, ya ha presentado un recurso para solicitar la publicación de los vídeos que han sido denegados.

Independientemente de lo que elijan liberar, el Pentágono claramente está tomando en serio la amenaza de los ovnis. Durante las audiencias públicas del pasado mes de mayo, la agencia reveló 400 informes de fenómenos aéreos no identificados, en los últimos años, lo que es significativamente más alto, que los 144 incidentes desde 2004 que se informaron el año anterior.

Once de los incidentes casi provocaron accidentes, donde los aviones militares apenas pasaron por encima de los ovnis sin chocar. Al respecto, Ronald Multri, el principal funcionario de inteligencia del Pentágono, aseguró que el gobierno no ha descartado la posibilidad de que estos incidentes puedan estar conectados con la vida extraterrestre.