Una nueva investigación sobre el asteroide causante de la extinción de los dinosaurios sostiene que el impacto habría causado incendios en toda la Tierra, generando grandes cantidades de hollín que bloquearon la luz solar. A partir de ese momento, se desató un largo periodo de oscuridad que terminó con la mayoría de vida en el planeta, incluidos los dinosaurios.

El hecho ocurrió hace 66 millones de años, cuando el asteroide Chicxulub impactó en la punta de la península de Yucatán en México. La falta de sol condujo al enfriamiento de la Tierra que, a su vez, ocasionó la pérdida del 75 % de todas las especies. Sin embargo, varios científicos consideraban que la severa caída de las temperaturas no habría bastado para provocar una extinción masiva. En busca de una respuesta, los expertos analizaron la incidencia de otros factores de la época como el hollín, los sulfatos y el polvo ocasionado por el impacto del meteorito.

La nueva investigación sostiene que las partículas de hollín oscurecieron el cielo hasta el punto de inhibir la fotosíntesis de la base de la red alimentaria durante más de un año, informa el portal especializado ‘Phys.org’, que se hace eco del reciente estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters. “Esta poca luz parece ser una señal realmente grande que pudo ser devastadora para la vida”, dijo el autor principal del estudio Clay Tabor. Además, el experto reiteró que los resultados de esta investigación llaman la atención sobre el potencial impacto que puede tener el hollín en el clima.