La tapioca es un almidón que se extrae de la raíz de la yuca, una planta originaria de Brasil cuyo cultivo se ha expandido por toda Sudamérica, donde se ha popularizado y hecho parte de la gastronomía popular. Lo que la mayoría de las personas conoce, son las pequeñas perlas o bolitas de tapio, que desde hace muchos años se utilizan para preparar especialmente postres. Pero también puedes encontrar tapioca en diferentes presentaciones, harina, fécula e incluso hojuelas. Su uso más común es como un agente espesante, similar al que se le da a la fécula de maíz, informa ‘Cocina Fácil’.

Además, la tapioca posee numerosos beneficios para la salud. Está libre de los alérgenos más comunes, no tiene gluten, no es grano y tampoco nuez. Por ello se suele recomendar su uso a personas celiácas. Tiene un sabor neutro por lo que se puede usar para recetas dulces y saladas. De acuerdo con un estudio de la Universidad Newcastle, la tapioca es rica en linamarina, un componente que ayuda a eliminar células cancerosas.

Aporta minerales como el hierro, por lo que ayuda a prevenir o combatir la anemia. Mejora la circulación sanguínea y oxigena las células. Es rica en fibras que ayudan a mejorar la digestión, previene el estreñimiento, inflamación y dolor abdominal. Fortalece los huesos y reduce el riesgo de osteoporosis. Es ideal para niños, deportistas y mujeres embarazadas gracias a su proteína y ácido fólico. Es un alimento libre de colesterol.