Posiblemente uno de los hongos más consumidos alrededor del mundo son los champiñones, que a parte de su delicioso sabor y versatilidad, poseen grandes propiedades alimenticias. Por su bajo aporte calórico y alto contenido en fibra, son una buena opción para quienes quieren perder peso, ya que producen una sensación de saciedad, a la vez que reducen el apetito.

Por si fuera poco, los champiñones ayudan al fortalecimiento del sistema inmunológico, ya que estimulan la creación de células T que combaten las células cancerosas. Asimismo, su contenido de selenio y vitamina D contribuyen a evitar el crecimiento de las células malignas que puedan producir cáncer, informa la revista ‘Muy Interesante’.

De acuerdo con ‘Ecoagricultor’, los antioxidantes en los champiñones también ayudan a combatir a los radicales libres que envejecen las células del organismo y por su alto contenido de fibra, mejora la función digestiva y ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre.

Además, favorecen el buen funcionamiento del sistema nervioso, ayudan a mantier la piel, cabello y uñas fuertes y saludables.
Están recomendados durante etapas de crecimiento, así como durante el embarazo y lactancia debido a su contenido en B9 o ácido fólico.