El consumo en exceso de dulces no solo causan las molestas caries, por lo que en este Día del Niño no hay que permitir que en los menores se devoren sus golosinas, informa el portal ‘E-Consulta’.

Los dulces llegan a ser adictivos y perjudiciales por los materiales con que son fabricados, ya  que atentan contra su salud, así lo advirtió la nutricionista de Surco Salud, Slovenia Ulloa Acuña, en información que fue difundida por el portal Terra.com.mx.

Los dulces en grandes cantidades pueden ser un verdadero peligro para los pequeños de la casa, además de la tradicional caries”, advierte el portal. ”Algunos productos golosinarios utilizan mucho aditivos químicos para dar el color amarillo. El colorante más conocido es la tartrazina que a la larga produce alergias e incidencias de problemas respiratorios como asma, al igual que los edulcorantes que utilizan para potenciar el dulzor pueden ser cancerígenas”, precisó la nutrióloga al portal informativo.

En la información se advierte que sobre los daños que causan sus ingredientes como azúcar y tóxicas como aquellas que tienen colores vivaces y llamativos ya que denotan uso de colorantes no aptos para consumo humano.

La especialista advierte que a mediano plazo los menores y quienes consumen los productos presentan sobrepeso y obesidad, debido que estos productos no aportan ningún tipo de nutriente, y toda esa azúcar que contiene se va a acumulando en el cuerpo en forma de grasa, propiciando incluso el desarrollo de diabetes tipo II, siendo aún jóvenes.