Una buena alimentación es fundamental para las mujeres que están embarazadas, porque no solo asegurarán su salud sino también la del bebé; por eso el consumo de vitaminas, minerales y las calorías adecuadas es muy importante durante todo este proceso. Donde los beneficios del durazno pueden ser recibidos si se comen dos porciones al día de esta fruta, la cual contiene un alto contenido de vitamina A, vitamina B y vitamina C; además de contener fósforo, sodio, carotenoides y hierro, divulga el portal ‘Buena Salud’.

Uno de los grandes beneficios del durazno, es que mejora la digestión gracias a su alto contenido de fibra, también aporta a las embarazadas grandes cantidades de magnesio, hierro y zinc, sin dejar de mencionar la gran cantidad de vitaminas que se encuentran presentes en su cáscara; por eso lo ideal es siempre comer duraznos frescos y con su cáscara para recibir estas vitaminas.

También tienen un alto contenido de calcio si hablamos principalmente de los duraznos deshidratados, pudiendo prevenir el deterioro del sistema óseo, lo cual es muy importante durante el embarazo. El durazno también actúa como un laxante suave y natural por eso se recomienda que las mujeres embarazadas lo incorporen a su alimentación diaria.

Es importante saber que no es lo mismo comer un durazno fresco que comer un durazno enlatado bañado en almíbar, ya que en este último se pierden todas las vitaminas de la fruta y además contiene un alto contenido de azúcar lo que es perjudicial para la salud.

Las embarazadas no deben realizar dietas para adelgazar, ya que privan de minerales y vitaminas esenciales a su cuerpo, lo que a su vez afecta al bebé; la incorporación de frutas a su alimentación diaria, es con el fin de mantener su buen estado de salud, aprovechando las propiedades de las frutas. En este marco el durazno no solo aporta una gran cantidad de vitaminas al cuerpo, también aporta un número mínimo de calorías, siendo una alternativa sana para comer y que no afectará el peso de las embarazadas.

El consumo de durazno y de cualquier fruta fresca en general, aporta grandes beneficios a la embarazada y al bebé, ya que estas tienen un alto contenido de fibra, minerales y vitaminas; además el azúcar de las frutas es la fructosa, diferenciándose del azúcar común, ya que tiene efectos positivos durante el embarazo. Lo recomendable es siempre comer abundantes frutas durante el día, pero no todas de una vez, lo ideal es que se distribuyan a lo largo del día para que la dieta sea equilibrada.

Para mantener una alimentación sana durante el embarazo se debe considerar que lo importante es la calidad de los alimentos y no la cantidad de estos; donde el durazno es una de las frutas más recomendadas para consumir durante esta importante etapa. Comer varias porciones de comida al día, ayudará a controlar los cuadros de ansiedad que en ocasiones se generan durante el embarazo; estas porciones deben ser pequeñas y distribuidas entre cuatro y seis comidas al día. Esto ayudará a mejorar la digestión del cuerpo, y a combatir con la acidez y pesadez en el estómago, las cuales son muy comunes durante el embarazo.

También es importante consumir los nutrientes esenciales para que el bebé se desarrolle sanamente, donde el calcio, el ácido fólico y el hierro son muy importantes. La hidratación es una práctica que se debe mantener durante el embarazo, ya que alivia molestias comunes del embarazo como dolor de cabeza, retención de líquidos y estreñimiento; aunque el consumo diario de agua debe ser de dos litros de agua, durante la gestación del bebé, lo ideal es aumentar este consumo a medio litro más.

Las frutas y verduras nunca deben faltar en la alimentación de una embarazada, debido a sus vitaminas y minerales, además de su alto contenido de hierro. Por eso al conocer los beneficios del durazno se puede disfrutar de cada uno de estos aportes nutricionales, ya que es una fruta que favorece al desarrollo del bebé y cuida la salud de la embarazada.