La agricultura de los mayas antiguos cambió significativamente el paisaje de su entorno desde las etapas más tempranas de esa civilización, ha mostrado el estudio de alrededor de 250 kilómetros cuadrados en el sur de Belice, realizado por investigadores de la Universidad de Texas en Houston (EE.UU.) y publicado este lunes en la revista ‘PNAS’.

Al combinar los mapas creados con la tecnología Lídar, —que muestran en detalle los rastros de construcciones y objetos de infraestructura en la superficie terrestre—, con los datos obtenidos a través de excavaciones tradicionales, los arqueólogos descubrieron dos enormes complejos de humedales antes cubiertos por campos y canales.

Además de ser una fuente esencial de la producción agrícola, especialmente importante en los tiempos de sequías, los humedales constituían una verdadera red de transporte, cuyas arterias acuáticas facilitaban viajes en canoas. Con todo eso, sirven de evidencias de una transformación del paisaje inesperadamente significante para una sociedad preindustrial.

 

 

“Estas redes de humedales grandes y complejas podrían haber cambiado el clima mucho antes de la industrialización y pueden ser la respuesta a la antigua pregunta de cómo se alimentó una gran civilización de la selva tropical”, cita un comunicado de la ‘Universidad de Texas’ al autor principal del estudio, Tim Beach.

Según los investigadores, el uso extensivo de los humedales por los mayas podría no solo provocar los cambios en la ecología local, sino también contribuir al calentamiento global a través de la emisión de gases de efecto invernadero. Así, el apogeo de este modo de agricultura, que se observó en los siglos I-XI d. C., coincidió con la mayor concentración de metano en la atmosfera en los tiempos premodernos. Asimismo, el método de tala y quema empleado por los mayas debió aumentar la tasa del CO2 en el aire. “Incluso estos pequeños cambios podrían calentar el planeta, lo que proporciona una perspectiva aleccionadora para el orden de magnitud de los cambios más grandes durante el siglo pasado”, opina Beach.