Un equipo internacional de científicos analizó imágenes de alta resolución captadas por el róver Perseverance en Marte para encontrar similitudes entre las características de los acantilados vistos desde el suelo del cráter Jezero y los patrones en los deltas de los ríos de la Tierra, informa ‘AFP’. De acuerdo al estudio, la forma de las tres capas inferiores mostró signos de presencia de un flujo constante de agua, lo que indica que Marte era “lo suficientemente cálido y húmedo como para soportar un ciclo hidrológico” hace unos 3.700 millones de años.

Las capas superiores y más recientes presentan rocas esparcidas que miden más de un metro de diámetro, arrastradas allí por violentas inundaciones. Pero es el sedimento de grano fino de la capa base el que probablemente sería el objetivo del muestreo en busca de signos de vida extinta en Marte. Los hallazgos ayudarían a los investigadores a averiguar dónde enviar el róver en busca de suelo y rocas que puedan contener preciosas “biofirmas” de supuestas formas de vida marcianas.

De acuerdo a Amy Williams, astrobióloga de la NASA y coautora del estudio, este hallazgo “nos ayuda a comprender mucho más sobre el ciclo del agua en Marte, […] a partir de imágenes orbitales nos enteramos de que tenía que ser agua la que formaba el delta”, sostuvo Williams. Los resultados del estudio fueron publicados este jueves en la revista ‘Science’, indico RT.