Debido a esta misión especial, el material digital ha sido impreso en 186 películas en forma de pequeños códigos QR. Estos rollos de filme fueron fabricados por la compañía Piql, socia de GitHub, mediante la aplicación de haluros de plata sobre poliéster. Las pruebas de envejecimiento simuladas por el fabricante demostraron que, en condiciones óptimas, este soporte puede durar hasta 1.000 años o incluso más, reportó ‘RT’.

El depósito se conoce como Archivo Mundial del Ártico (AWA, por su sigla en inglés) y, junto con GitHub, fue adquirido por el gigante tecnológico estadounidense en 2018 por 7.500 millones de dólares. Entre otros materiales, preserva mucho software de código abierto y también datos de la Agencia Espacial Europea, la Biblioteca del Vaticano y de varios museos y archivos corporativos y de Estado, como el Archivo Nacional de México.

El proyecto contempla construir más depósitos repartidos por todo el mundo, pero el próximo paso será desarrollar un árbol tecnológico de la humanidad y llevarlo también a Svalbard. Este documento también se imprimirá en película, pero de tal manera que sea legible a simple vista, para permitir que las generaciones futuras puedan recuperar la información.