El empresario británico William Sachiti recientemente compró la estación abandonada de la Real Fuerza Aérea británica RAF por sus siglas en inglés, para utilizar su gigantesco radar AMES Tipo 84 para buscar objetos voladores no identificados, reportó Vice.

A principios de la década de los años 50, la amenaza de un ataque nuclear por parte de la Unión Soviética llevó al Reino Unido a diseñar una extensa red de radares conocida como ROTOR. Los radares AMES Tipo 84 funcionaron desde 1962 hasta 1994, utilizando microondas que emitían una gran cantidad de radiación ionizada.

Sachiti adquirió la base de la RAF de 76,000 metros cuadrados en Neatishead, Norfolk, que fue el corazón de la inteligencia militar británica durante la Guerra Fría. El empresario asegura que “las licencias para el uso del radar no son un obstáculo” y recalcó que no está “limitado a un uso amateur”. “Me interesa encontrar la manera de hacerlo funcionar parcialmente. Sin la radiación, por supuesto. Me parece un desperdicio ver cómo la tecnología antigua, pero antes muy costosa, se desperdicia lentamente. Me gustaría devolverle la vida de alguna manera”.