Un nuevo tipo de ala que se adapta a las condiciones de vuelo ha sido creado por un equipo de ingenieros de la NASA y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

El dispositivo está compuesto de centenares de triángulos y puntales compuestos con una mezcla de componentes rígidos y flexibles cubiertos con una delgada capa polimérica, informa el MIT en un comunicado

A diferencia de las alas tradicionales, que incorporan superficies móviles separadas (como alerones) para controlar el giro y la inclinación del avión, la estructura de la nueva ala permite deformar su contorno y adaptarlo a diversas condiciones de vuelo, sea despegue, aterrizaje, vuelo a velocidad de crucero o alta maniobrabilidad.

El sistema desarrollado por los ingenieros estadounidenses reacciona automáticamente a los cambios en la modalidad de vuelo y ajusta la superficie del ala gracias a las posiciones relativas de los puntales con diferentes grados de flexibilidad o rigidez, que reaccionan de manera específica a diversos tipos de tensión.

La rigidez y el peso ligero del nuevo ala abre nuevas oportunidades de diseño de aviones y permite reducir costes y mejorar el rendimiento de las areonaves.

La nueva ala, de cinco metros de largo, ya ha sido sometida a una prueba en un túnel aerodinámico de la NASA, a partir de la cual se ha publicado un informe en la revista Smart Materials and Structures.

La solución propuesta por los diseñadores también podría aplicarse también en la construcción de antenas espaciales, palas de aerogeneradores e incluso puentes.