La NASA compartió este miércoles nuevas sonificaciones —la traducción de los datos astronómicos en sonido— de dos agujeros negros supermasivos, uno situado en el centro del cúmulo de galaxias de Perseo y otro en la galaxia elíptica Messier 87.

El agujero negro de Perseo se ha asociado con el sonido desde el año 2003, cundo los astrónomos descubrieron que las ondas de presión enviadas por ese agujero negro provocan ondulaciones en el gas caliente del cúmulo que pueden traducirse en una nota unas 57 octavas por debajo del do medio, lo que los humanos no pueden oír. La nueva sonificación aporta más notas a esta “máquina de sonido del agujero negro”, detalla la agencia espacial estadounidense, agregando que, en cierto modo, esa sonificación no se parece a ninguna otra realizada antes, porque revisa las ondas sonoras reales descubiertas en los datos del Observatorio de rayos X Chandra de la NASA.

En esa sonificación del cúmulo de galaxias Perseo, las ondas sonoras identificadas previamente por los astrónomos fueron extraídas y hechas audibles por primera vez. Según explica la agencia espacial, las ondas sonoras se extrajeron en dirección radial, es decir, hacia fuera del centro. A continuación, las señales se resintetizaron en el rango de la audición humana escalándolas hacia arriba en 57 y 58 octavas por encima de su tono real, es decir, se escuchan 144.000 billones y 288.000 billones de veces más altas que su frecuencia original. El escaneo tipo radar alrededor de la imagen permite escuchar las ondas emitidas en diferentes direcciones. En la imagen visual de estos datos, el azul y el púrpura muestran los datos de rayos X captados por Chandra.

Además, la NASA publicó una nueva sonificación de otro famoso agujero negro, conocido como Messier 87 o M87 y estudiado por los científicos durante décadas, que examina los datos de distintos telescopios que lo observaron. La imagen en forma visual contiene tres paneles que son, de arriba a abajo, los rayos X de Chandra, la luz óptica del telescopio espacial Hubble de la NASA y las ondas de radio del interferómetro Atacama Large Millimeter Array de Chile.

La región más brillante de la izquierda de la imagen es donde se encuentra el agujero negro, y la estructura de la parte superior derecha es un chorro producido por el agujero negro. El chorro se produce por la caída de material sobre el agujero negro. La sonificación recorre la imagen de tres niveles de izquierda a derecha, con cada longitud de onda asignada a un rango diferente de tonos audibles. Las ondas de radio se asignan a los tonos más bajos, los datos ópticos a los tonos medios y los rayos X detectados por Chandra a los tonos más altos. La parte más brillante de la imagen corresponde a la parte más fuerte de la sonificación, que es donde los astrónomos encuentran el agujero negro de 6.500 millones de masas solares.