La NASA ha ensamblado el cuerpo principal de la nave espacial de la misión Europa Clipper, que se lanzará en el 2024 en busca de signos de vida la Luna Europa. La nave no descenderá a la superficie, pero hará al menos 50 sobrevuelos al satélite, usando un conjunto de instrumentos para tomar su medida química y geológica.

Con un peso de 6,000 kg y una superficie de 3 m de altura por 1,5 de ancho, el Europa Clipper se lanzará a bordo de un cohete Falcon Heavy de la empresa SpaceX. Entre el equipo que llevará a la Luna de Júpiter, se encuentran un sensor de plasma para tomar sondeos magnéticos de la superficie y el subsuelo; una cámara gran angular de alta resolución; un sistema de emisión térmica; y un espectrógrafo ultravioleta.

Todo ese equipo y más se instalarán minuciosamente en la nave espacial en el transcurso de los próximos dos años. Actualmente se está colocando una pesada bóveda en su lugar en la nave espacial para proteger los delicados instrumentos del intenso campo de radiación que rodea a Júpiter; también se están colocando tanques de propulsión que alimentarán combustible a 24 propulsores a bordo; y casi 640 m de cableado.

La misión Europa Clipper constará al menos 4,250 millones de dólares. Pero la comunidad científica, especialmente los biólogos que se especializan en estudiar la posibilidad de la vida extraterrestre, creen que valdrá cada centavo. La vida tal y como la conocemos, siempre ha seguido el agua. Eso es lo que dio lugar a la vida en la Tierra, y eso es lo que también podría haber dado vida en Europa. Las respuestas, o al menos pistas, a esa pregunta de podrían llegar pronto.