Científicos de la NASA en colaboración con la empresa privada Advanced Space lanzarán durante este mes de mayo un nuevo nanosatélite Cubesat que será la primera nave espacial en probar la órbita lunar elíptica donde se pretender colocar la Gateway, que es la estación orbital que alojará a la futura tripulación del programa Artemis, informó este martes la agencia espacial estadounidense.

El Cubesat, que tiene el tamaño de un horno de microondas y un peso de casi 25 kilogramos, forma parte del proyecto llamado Experimento de Navegación y Operaciones de Tecnología del Sistema de Posicionamiento Autónomo Cislunar (CAPSTONE, por sus siglas en inglés), que ayudará a los investigadores a minimizar el riesgo para las próximas naves espaciales a través de la validación de tecnologías innovadoras de comunicación, así como con la comprobación de la dinámica de la órbita halo casi rectilínea (NHRO, por sus siglas en inglés).

También desean verificar que en esta órbita se requiere menos combustible para las naves espaciales, además de que esta permite la conexión continua en las comunicaciones directas con la Tierra cuando la nave se acerque a la Luna.

El CAPSTONE será lanzado al espacio mediante un cohete Electron de Rocket Lab desde la plataforma de despegue de la compañía, ubicada en Nueva Zelanda. Después del sexto día del lanzamiento, el Cubesat será liberado del bus satelital Photon de Rocket Lab para posteriormente utilizar el sistema de propulsión para llevar a cabo su viaje a la órbita NHRO, que durará cuatro meses, reveló RT.