La NASA anunció este miércoles que realizará un experimento de extracción de hielo en el polo sur de la Luna a finales del próximo año, reveló ‘Space.com’.

La misión se dirigirá a un punto elevado cercano al cráter Shackleton, zona donde los ingenieros y científicos de la agencia espacial estadounidense creen que podría haber hielo bajo la superficie. Esta región, que ha sido estudiada durante meses, recibe suficiente luz solar para alimentar un módulo de aterrizaje durante una misión de aproximadamente 10 días, a la vez que proporciona una línea de visión clara hacia la Tierra para las comunicaciones. Esta será la primera vez que se busquen y extraigan recursos en la Luna, lo que podría ayudar a la NASA a establecer una “presencia sólida y a largo plazo en el espacio profundo”, especialmente para las próximas misiones Artemis, que tienen como finalidad, la creación de una base lunar permanente.

La agencia aseguró que esta zona y las condiciones que la acompañan, ofrecen la “mejor oportunidad” para probar que las tres tecnologías a bordo del próximo módulo de aterrizaje robótico funcionan. Es decir, el experimento Experimento de Minería para Recursos en Hielo Polar-1 (PRIME-1 por sus siglas en inglés); la red de comunicaciones 4G/LTE desarrollada por Nokia; y Micro-Nova, un robot desplegable desarrollado por Intuitive Machines. “El PRIME-1 está permanentemente unido al módulo de aterrizaje Nova-C y encontrar un lugar de aterrizaje en el que pudiéramos descubrir hielo a menos de un metro de la superficie fue todo un reto”, indicó Jackie Quinn, directora del proyecto PRIME-1 en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida.

Tras el alunizaje, la perforadora PRIME-1, conocida como (TRIDENT), intentará perforar hasta un metro de profundidad, extraer una muestra del suelo lunar, y depositarla en la superficie para analizar el agua. El otro instrumento del PRIME-1, el Espectrómetro de Masas de Observación de Operaciones Lunares, medirá los gases volátiles que se desprenden fácilmente del material excavado por TRIDENT. Mientras que el PRIME-1 investigará los recursos que hay bajo la superficie lunar, Nokia se dedicará a probar su red 4G/LTE reforzada en el espacio.

También Un pequeño róver desarrollado por Lunar Outpost se aventurará a más de una milla de distancia del módulo de aterrizaje Nova-C y probará la red inalámbrica de Nokia a varias distancias. El róver se comunicará con una estación base situada en Nova-C, y el módulo de aterrizaje comunicará los datos a la Tierra.

Si la misión tiene éxito, podría “allanar el camino para una red comercial” 4G/LTE en la superficie lunar, incluyendo video de alta definición entre los astronautas y las estaciones base, los vehículos y las estaciones base y más, señaló la agencia espacial. “Estas primeras demostraciones tecnológicas emplean asociaciones innovadoras para proporcionar información valiosa sobre el funcionamiento y la exploración de la superficie lunar”, indicó Niki Werkheiser, director de maduración de tecnología para la Dirección de Misión de Tecnología Espacial de la NASA.