La NASA solicitó a la casa de subastas con sede en Boston (EE.UU.) RR Auction que detenga la venta del polvo lunar recogido durante la misión estadounidense Apolo 11 de 1969 y las cucarachas que fueron alimentadas con dicha muestra durante un experimento. La agencia espacial alegó que los materiales siguen perteneciendo al Gobierno y no pueden ser adquiridos por un particular ni empresa, reportó RT.

“Todas las muestras del Apolo […] pertenecen a la NASA y ninguna persona, universidad u otra entidad ha recibido permiso para conservarlas después de su análisis, destrucción u otro uso para cualquier propósito, especialmente para su venta o exhibición individual”, reza la carta de la NASA, citada por AP News.

Con una parte de los 21,3 kilos de roca lunar que la misión Apolo 11 trajo a la Tierra se alimentó a insectos, peces y otras criaturas pequeñas para ver si contenía algún tipo de patógeno que supusiera una amenaza para la vida terrestre. Las cucarachas fueron llevadas a la Universidad de Minnesota, donde la entomóloga Marion Brooks estudió los insectos y no encontró en ellos ninguna sustancia tóxica o nociva. No obstante, la roca lunar y las cucarachas nunca se devolvieron a la NASA, sino que se expusieron en la casa de Brooks. La hija de la investigadora los vendió en 2010, y ahora están nuevamente a la venta por un remitente que RR Auction no reveló.