El equipo que administra el funcionamiento del módulo de aterrizaje InSight de la NASA en Marte ha probado con éxito un nuevo método para limpiar los paneles solares del dispositivo del polvo acumulado. La maniobra ayudó a aumentar su energía y retrasar el momento en que tendrá que apagar sus instrumentos científicos, al tiempo que el Planeta Rojo se está acercando al afelio, su punto más alejado del Sol.

A finales de mayo, a la hora más ventosa del día marciano el aparato vertió arena cerca de uno de los paneles solares para que los granos de arena atrapados en una ráfaga de viento arrancaran parte del polvo del panel; es decir, los granos más grandes se llevaron las partículas de polvo más pequeñas al ser arrastrados por el viento. Como resultado, se ganaron aproximadamente 30 vatios-hora de energía por día marciano. “No estábamos seguros de fuera a funcionar, pero estamos encantados de que haya funcionado”, dijo Matt Golombek, miembro del equipo científico de InSight en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Los paneles solares de InSight han sobrevivido a la misión principal de dos años para la que fueron diseñados y ahora el equipo planea extenderla por dos años más. El aumento de potencia ayudaría a retrasar el apagado de los instrumentos científicos unas semanas, ganando tiempo para recopilar datos científicos adicionales antes de reanudar las operaciones a finales de este año. Durante este período, InSight reservará energía para sus calentadores, computadora y otros componentes clave, explicó la NASA.