La NASA se está preparando para recibir las posibles formas de vida extraterrestres que el rover Perseverance pudo ya haber recogido del suelo y subsuelo marciano. Un equipo de científicos de la agencia espacial estadounidense, NASA Tiger Team RAMA, ha recorrido recientemente 18 de las instalaciones más peligrosas de los Estados Unidos, para poder desarrollar su propio laboratorio de contención de amenazas biológicas, para poder contener y analizar las muestras de Marte.

La científica de la misión, Dra. Andrea Harrington afirmó: “Cuando las muestras lleguen a la Tierra, se conservarán por un tiempo en una estructura llamada “estación de recepción de muestras, esta estructura debe cumplir una norma conocida como Nivel de Bioseguridad 4, es decir, que debe ser capaz de contener con seguridad los patógenos más peligrosos conocidos por la ciencia.”
Pero no solo eso, sino que también debe estar libre de contaminantes. En términos de funcionalidad, debe ser una sala limpia enorme que evite que sustancias terrestres contaminen las muestras de Marte.
La agencia no puede perder el tiempo. Si la misión de transporte de muestras se ajusta a lo planeado, podríamos recibirlas en la Tierra a mediados de la década del dos mil treinta. Es el mismo tiempo que tardaría la construcción de instalaciones capaces de contener con seguridad los materiales de Marte.

En el pasado, ya se han trasladado hasta la Tierra algunos materiales de otras partes del sistema solar, como rocas lunares y polvo de las misiones estadounidenses, soviéticas y chinas. Así como muestras de dos asteroides obtenidas por Japón. Sin embargo, Marte presenta un riesgo de contaminación del exterior que la NASA considera “significativo”, ya que se cree que hay grandes posibilidades de que contengan vida extraterrestre.