Civilizaciones extraterrestres avanzadas pudieron sembrar la vida en la Tierra. Y es que sabemos mucho sobre el proceso de la evolución y la replicación del ADN, pero los científicos aún no tienen más que teorías cuando se trata de explicar cómo inició la vida. 

Una de las teorías que más está ganando fuerza entre la ciencia es que la vida nunca surgió en la Tierra. Sino que llegó ya formada como simples microbios de espacio exterior, luego se extendió y evolucionó. 

Al respecto, el físico, biólogo molecular y neurocientífico británico Dr. Francis Crick, ganador del premio Nobel y parte del equipo que observó por primera vez la estructura del ADN, en 1973, propuso la teoría de la panspermia, la cual plantea que las esporas de un planeta diferente simplemente llegaron a la Tierra casualmente, es demasiado improbable.

Pero, en su lugar Sir Francis Crick planteó una teoría más probable, denominada “panspermia  dirigida“, la cual afirma que civilizaciones extraterrestres sembraron vida en la Tierra a propósito.

De acuerdo con el reconocido científico, los gérmenes o las esporas no podrían sobrevivir el viaje aquí a través del espacio por sí solos. Pero una civilización avanzada (incluida la nuestra, con un poco más de tecnología) podría construir naves espaciales para proteger a estos microbios y dirigirlos a planetas distantes. El proceso llevaría millones de años, sobreviviendo a la especie que lanzó la nave, pero está bien, porque aquí estamos hablando de la vida útil del universo y tenemos miles de millones de años para trabajar.

Sir Crick también argumentó que la vida evolucionó en la Tierra para requerir elementos tan raros como el molibdeno, lo que tendría más sentido si comenzara en algún lugar en el que ese elemento fuera más común. 

Además, el Dr. Crick descubrió que toda la vida comparte un código genético universal, lo cual es muy extraño, pero tendría sentido si todos evolucionamos a partir de un tipo de germen que infectó nuestro planeta. El planeta de origen de ese germen, sin embargo, probablemente podría tener numerosos códigos genéticos separados muy diferentes. 

Concluyó el científico que fuera condecorado por sus descubrimientos concernientes a la estructura molecular de ADN y su importancia para la transferencia de información en la materia viva”.