Los grupos ambientalistas han dado la voz de alarma ante el desastre ecológico que afecta a la costa sureste de la paradisíaca isla de Mauricio, donde el pasado 25 de julio encalló en un arrecife el granelero de propiedad japonesa y bandera panameña MV Wakashio, causando un vertido de petróleo que está oscureciendo sus aguas de color azul turquesa.

“Miles de especies en las prístinas albuferas de Blue Bay, Pointe d’Esny y Mahebourg corren el riesgo de ahogarse en un mar de polución, con nefastas consecuencias para la economía, la seguridad alimentaria y la salud de Mauricio”, advirtió el director de campañas de ‘Energía y Clima de Greenpeace África’, Happy Khambule.

 

 

En el momento del accidente, la nave no transportaba carga, pero llevaba unas 4.000 toneladas de crudo para consumo propio. “Es uno de los desastres ecológicos más graves en la isla y ha ocurrido en la mayor y una de las más hermosas albuferas del país”, dijo a EFE Mokshanand Sunil Dowarkasing, asesor ambiental en Mauricio y exresponsable de estrategias de la organización de protección medioambiental Greenpeace África.