El gobierno de los Estados Unidos ha recibido más de 350 nuevos informes oficiales objetos voladores no identificados, que las autoridades llaman fenómenos aéreos no identificados, desde marzo de 2021 a la fecha. De acuerdo con el Pentágono aproximadamente la mitad de estos nuevos reportes son hasta ahora inexplicables, de acuerdo con el más reciente informe de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional publicado la semana pasada.

De acuerdo con el reporte oficial, la oficina del Pentágono responsable de rastrear y estudiar los avistamientos, ha identificado preliminarmente 163 de los informes como entidades similares a los globos. Un pequeño grupo de otros avistamientos se han atribuido a drones, aves, eventos meteorológicos o escombros en el aire como bolsas de plástico. Pero la caracterización inicial no significa que se resuelva positivamente, o no se identifique. Y los 171 avistamientos de ovnis restantes, siguen siendo inexplicables para el gobierno de los Estados Unidos.

“Algunos de estos fenómenos aéreos anómalos no caracterizados, parecen haber demostrado características de vuelo inusuales o capacidades de rendimiento, y requieren un análisis adicional”, relata el informe. Hasta ahora, la comunidad de inteligencia y el Pentágono todavía no parecen tener explicación para un porcentaje de los misteriosos objetos voladores, que se han visto moviéndose a través del espacio aéreo militar restringido, en las últimas décadas. La mayoría de los nuevos informes provienen de pilotos, operadores de la Marina y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, que presenciaron a los ovnis durante el curso de sus funciones operativas e informaron de los eventos.

Aunque el reporte advirtió que algunos de los ovnis pusieron en riesgo la seguridad de los vuelos, e incluso en peligro de colisión a los activos aéreos, lo que pudo requerir que los pilotos ajustarán los patrones de vuelo, el informe declaró que no se han reportado colisiones entre aviones estadounidenses y los fenómenos aéreos anómalos hasta la fecha. El Departamento de la Defensa, se encuentra bajo la presión del Congreso para investigar los avistamientos de ovnis, lo que ha alentado activamente a los pilotos y otro personal militar a informar sus avistamientos inexplicables.

La comunidad de inteligencia publicó su primer informe sobre el asunto en dos mil veintiuno. Ese informe examinó 144 informes de fenómenos aéreos anómalos, de los cuales, solo uno de ellos, pudo ser explicado por los científicos. Aún así, las aseguraron que no encontraron pruebas de que los incidentes fueran prueba de vida extraterrestre, o un gran avance tecnológico por parte de un adversario extranjero como Rusia o China, pero reconocieron que esa es una posible explicación. El Congreso en su proyecto de ley de gastos de defensa de fin de año, exigió que el Pentágono y toda la comunidad de inteligencia, estudiaran e informaran sobre el asunto y liberaran todos los documentos sobre los ovnis, que se encuentran bajo la etiqueta de alto secreto.

El informe de la semana pasada, mostró un aumento dramático en los incidentes reportados desde que se publicó el reporte del dos mil veintiuno, un aumento que los investigadores atribuyen en parte a una mejor comprensión de las posibles amenazas que los ovnis pueden representar, como los peligros para vuelos comerciales y militares, y en parte debido al cambio en el estigma en torno al fenómeno ovni.