La tarde del 15 de septiembre, la NASA anunció que el rover Perseverance, ha recolectado varias “valiosas” muestras de rocas orgánicas del antiguo delta de un río en Marte, durante su misión para determinar si alguna vez existió, o aún hay vida en el planeta rojo. Estas muestras, que confirman que el cráter Jezero alguna vez tuvo un lago y un delta que desembocaba en él, se han almacenado para una futura misión que espera recuperar los especímenes y traerlos de regreso a la Tierra para su confirmación, a mediados de la próxima década.

“Las rocas que hemos estado investigando en el delta tienen la mayor concentración de materia orgánica que hemos encontrado hasta ahora en la misión”. “Y, por supuesto, las moléculas orgánicas son los componentes básicos de la vida, por lo que es muy interesante que tengamos rocas que se depositaron en el ambiente habitable de un lago que contiene materia orgánica”. Aseguró Ken Farley, científico del proyecto Perseverance en el Instituto de Tecnología de California. Aún no se trata de una prueba definitiva de que recolectamos vida de Marte, pero es la mejor posibilidad obtenida hasta ahora de poder detectar con certeza una posible vida microbiana antigua, consideraron los científicos.

De acuerdo con la agencia espacial estadounidense, las moléculas orgánicas consisten en una amplia variedad de compuestos hechos principalmente de carbono y generalmente incluyen átomos de hidrógeno y oxígeno. La presencia de estas moléculas específicas se considera una firma biológica potencial: una sustancia o estructura que podría ser evidencia de una vida pasada. Junto al anuncio del hallazgo, la NASA compartió un mosaico de varias imágenes, que muestra el sitio exacto donde el perseverance tomó las muestras y erosionó la roca.

La misión del Róver, que comenzó en el planeta rojo el 18 de febrero de 2021 con el objetivo de buscar signos de vida microbiana antigua, ha recolectado un total de doce muestras de rocas, hasta ahora. Si bien, el Perseverance y el rover Curiosity han encontrado materia orgánica en Marte anteriormente, esta última detección se realizó en un área donde, en el pasado distante, los sedimentos y las sales se depositaron en un lago en condiciones en las que la vida podría haber existido.