La playa de Puerto Marqués, en la ciudad mexicana de Acapulco, se convirtió en escenario de un fenómeno natural muy especial. Los residentes se percataron de que las aguas del océano empezaron a emitir una luz brillante de color turquesa en medio de la noche, reportó ‘RT’.

Se trata de un fenómeno que recibe el nombre de bioluminiscencia y se debe a una reacción bioquímica de un organismo, en este caso microalgas o plancton luminoso, que emiten luz con el movimiento. Algunos medios locales reportaron que hacía seis décadas que esto no se observaba en la zona.

Se cree que el mar volvió a brillar debido a la tranquilidad del agua en las playas, que quedaron prácticamente vacías por las medidas de restricción a causa de la pandemia del covid-19 y la ausencia de turistas en la zona.