Un grupo de investigadores del Instituto Ragon, que en EE.UU. reúne a científicos de la Universidad de Harvard, el Instituto Tecnológico de Massachusetts y el Hospital General de Massachusetts, identificó lo que podría ser el primer caso de curación de VIH sin medicamentos o trasplante de médula ósea.

Se trata de Loreen Willenberg, de 66 años y residente en California, quien se infectó en 1992. Su cuerpo combatió y eliminó el virus durante décadas, recogen ahora los medios. El caso es que los especialistas nunca han detectado la presencia de ningún genoma intacto del VIH en más de 1.500 células suyas analizadas, lo que sugiere que su sistema inmunológico habría erradicado al virus de su organismo de forma natural, de acuerdo con un comunicado.

El descubrimiento fue hecho en el marco de un estudio en el que participó un grupo especial de pacientes infectados con VIH, conocidos como ‘controladores de élite’, y que mostró que fueron capaces de neutralizar el virus por sí mismos, sin utilizar medicamentos. Durante la investigación, los científicos secuenciaron miles de millones de células de 64 de ellos, así como de 41 personas que reciben medicamentos antirretrovirales (ART) para contrarrestar el virus. Un grupo de investigadores del Instituto Ragon, que en EE.UU. reúne a científicos de la Universidad de Harvard, el Instituto Tecnológico de Massachusetts y el Hospital General de Massachusetts, identificó lo que podría ser el primer caso de curación de VIH sin medicamentos o trasplante de médula ósea.

Se trata de Loreen Willenberg, de 66 años y residente en California, quien se infectó en 1992. Su cuerpo combatió y eliminó el virus durante décadas, recogen ahora los medios. El caso es que los especialistas nunca han detectado la presencia de ningún genoma intacto del VIH en más de 1.500 células suyas analizadas, lo que sugiere que su sistema inmunológico habría erradicado al virus de su organismo de forma natural, de acuerdo con un comunicado.

El descubrimiento fue hecho en el marco de un estudio en el que participó un grupo especial de pacientes infectados con VIH, conocidos como ‘controladores de élite’, y que mostró que fueron capaces de neutralizar el virus por sí mismos, sin utilizar medicamentos. Durante la investigación, los científicos secuenciaron miles de millones de células de 64 de ellos, así como de 41 personas que reciben medicamentos antirretrovirales (ART) para contrarrestar el virus.