Los cereales integrales se caracterizan por ser unos alimentos naturales y saludables que no deberían faltar en una dieta equilibrada y variada, dado que aportan nutrientes esenciales para nuestro organismo. Además de ser ricos en fibra, son alimentos ricos en hidratos de carbono de absorción lenta, con lo que además de saciar nuestro apetito, nos ayuda a controlar el peso al ser útiles para comer menos, informa el portal ‘Natursan.net’.

Recientemente y desde hace ya algún tiempo, se están poniendo en marcha una serie de campañas publicitarias que, si bien persiguen el objetivo de aumentar el número de ventas de esas mismas compañías, ayudan a que la población en general conozca algunos de los beneficios y las diferentes propiedades de aumentar el consumo tanto de fibra en sí como de cereales integrales.

Básicamente podríamos definir a los cereales integrales como a aquellos cereales que no han sido sometidos a ningún proceso de refinamiento, de manera que el grano del cereal conserva absolutamente todas sus partes. Pero no son los únicos. También podemos denominar como cereal integral a aquel grano que solo ha perdido su cascarilla externa, pero sin embargo conserva todo el germen y la mayor parte de su fibra, por lo que es un alimento tremendamente rico en vitaminas y minerales.

Ayudan a reducir los niveles de colesterol. No engordan, al no aportan calorías de grasas y azúcares, sino energía. Reducen el riesgo de mortalidad. Protegen el corazón, y los intestinos en su funcionamiento. Disminuyen la glucosa en la sangre, por lo que, entre otros aspectos, son claramente recomendables para los diabéticos.