Porqué debemos evitar el Pan Blanco

Porqué debemos evitar el Pan Blanco

Uno de los grandes males de la alimentación actual es la comida procesada. El pan fue el alimento básico de la Humanidad desde la prehistoria. Sin embargo, los procesos para elaborarlo industrialmente, lo han convertido en un alimento poco saludable. En particular, el pan blanco, que para producirlo se eliminan el generen y el salvado del trigo, que aportan fibra a la dieta diaria.

DE acuerdo con ‘Salud, Nutrición y Bienestar’, el pan blanco no es un azúcar lento, más bien es un azúcar de combustión rápida con un índice glucémico elevado, que provoca un gran desgaste de insulina y reacciones de hipoglucemia.

El índice glucémico indica el efecto de los alimentos en la glucemia (nivel de glucosa en sangre) durante las dos horas siguientes a su ingesta.

El índice 100 de glucemia (el máximo) corresponde a la glucosa pura y… ¡al pan blanco!, que no es más que almidón, como ya ha visto, y el almidón a su vez no es más que una cadena de moléculas de glucosa.

Esto quiere decir que consumir pan blanco es peor que comer terrones de azúcar: hace que aumenten escandalosamente los niveles de azúcar en la sangre, lo que afecta al páncreas y provoca un pico de insulina, con el consiguiente riesgo de desarrollar en un futuro resistencia a la insulina, diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.

El pan blanco moderno está demasiado salado. Contiene de media 19 g de sal por kilo de pan. Una barra (250 gramos) contiene 4,7 g de sal, lo que supone casi la cantidad máxima diaria que recomienda ingerir la OMS (5 g/día/persona). Según datos recogidos por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), en España la principal fuente dietética de sodio en la población adulta es precisamente el pan.

2018-10-19T10:49:07+00:00