A finales del mes de julio, un profesor que estaba impartiendo su clase virtual, por la pandemia, vivi贸 una serie de sucesos inexplicables.

En primer instancia, la puerta de la habitaci贸n donde se encontraba el docente, se abri贸 inexplicablemente.

Posteriormente, ya con la puerta abierta, los alumnos se percatan que una sombra se mov铆a detr谩s del profesor.

Despu茅s, un p谩lido rostro se asoma por la puerta, por lo que los alumnos advierten a su docente, que no est谩 s贸lo.

Finalmente, el docente advierte a sus alumnos que se encuentra s贸lo con su perro.